lunes, 3 de octubre de 2011

21.

Felicidades en uno de esos días de polvo y tierra. De calor suicida. De lunes. De queda mucho para sentir que volvemos a comenzar.
Felicidades a ti, cosica chica, sonrisa grande, ojos de tamaño incalculable.
Felicidades en cenas copiosas, en cualquier noche que pueda irme a tu cama y que mamá diga: no son horas.
Felicidades a tu lado del sofá. A esas tardes de médicos y de familia, que dieron paso a noches de sillón tardío, que han desembocado en series a destiempo, que nos han convertido en Chicas cotillas y en Mujeres desesperadas.
Felicidades a los chistes sin humor. Al humor sin chistes. A que cualquier palabra sea motivo de risa. Al increíble analgésico que resulta tu presencia cuando te llenas de alegría.  
Felicidades a tu corazón curioso, a tu inocencia sostenida. A lo pequeña que eres incluso cuando eres grande.  A la magia que te da el simple hecho de ser quien eres. A la suerte que provoca tu existencia.  Felicidades para los "lolitos" y para "cocoliso" el muy pedorro, por tener la suerte de haber sido dibujados por tu dulzura. Y también, felicidades al pillapelo, por supuesto, por haber sido, algún día, a quien más quieres en este mundo.
Felicidades al lunar de tu mejilla derecha, a tu contínua piel de gallina y de felina, a tus tintes de hada acaramelada y a tu (por qué no) también parte de juanita la porra que tienes.
Felicidades a tu "ángel", que te lleva a donde quieres ir, que te ha conducido hasta aquí, que me ha llevado a tu cielo poco a poco.
Felicidades a tu pasado. Por haberte visto nacer, por haberte visto inventar historias y tener estrella. Por regalarme noches de miedo en la tranquilidad de la cama cerca de la hermana mayor. Por inventar pequeñas locuras de coherencia. Por construir lazos tan fuertes y por haberte traído hasta hoy.
Felicidades a tu presente. Por oler a incienso y a peculiaridad, por mezclar tanta cosa distinta en una misma persona. Por hacerte lo que eres. Por seguir regalándome muchas de tus noches, cerca o no tan cerca, y esas que nos relagamos a veces porque será que no es tan pesado dormir "culo con culo" con un culo hermano. 
Felicidades a tu futuro. Porque te haya asentado en tus decisiones. Porque te llevará a lo que tu has ido. Porque te seguirá teniendo rodeada de todo el amor que eres. 
Felicidades a esos niños que tengan la suerte de aprender de ti, de quererte, y de, sobretodo, que los quieras. Felicidades a ellos porque les enseñarás algo que no se escribe ni se cuenta. Algo que nos has enseñado a todos, de niños o de mayores, sólo con el hecho de haber entrado en nuestra vida.
Felicidades a tus padres, a los míos. Felicidades por no equivocarse contigo, por la grandeza de tus 21 otoños, por la gracia de todo el recorrido hasta aquí.
Felicidades a Alejandro. Por haberte encontrado. Por su "te quiero" y su "te adoro"... y por consecuencia te compra un loro (o dos).  Por tener la oportunidad de ser especial para alguien tan especial como tú.
Felicidades a tus amigos, conocidos, a la gente que intercambia cariño contigo. Felicidades a ellos por todo lo anterior y todo lo siguiente, y todo lo que no se puede escribir porque va más allá de las palabras, los gestos o las sonrisas. Felicidades a ese mundo que te rodea, por tenerte como sol, como luna, como estrella. Felicidades a ellos y a nosotros por cualquier etapa de esta vida que te haya recogido a ti en ella, por cualquier átomo de tiempo que hayas compartido con nosotros, por corto, largo, que haya sido, pero grandioso e infinito que haya resultado.
Felicidades a tus cosas imperecederas, a las que no cambian nunca y te hacen ser quien eres. A tus Siempres. A las personas, también, que tenemos la suerte de ser un Siempre tuyo.
Felicidades a tus desgracias. A la tristeza de tus ojos. Ojos elocuentes que no pueden estar evitar contarme eso que te quieres callar, en vano, por supuesto. A tus ganas de llorar, inquietas. A que llores en sí, como  bomba atómica para el mundo.
Felicidades a tus planes, a los favores que pides, a cualquier cosa que apuntas en la agenda y a cualquiera que apuntas en el corazón de cualquiera. 
Felicidades a mí. Por ser quien soy y quien me ha tocado ser, y que hayas hecho tanto por que todo eso sea así. Por ser tu hermana, tu amiga, alguien que te cae bien o mal... pero sin la que no puedes vivir. Por compartir tantos gritos, o besos, o demás pequeños gestos que hacen grandes relaciones. 
Felicidades a mí por tenerte a ti. Por ser un recuerdo del pasado, un día a día del presente, y un proyecto seguro y fijado de nuestro futuro. Por tener tantas frases en común, por tirar contigo mi miedo al ridículo y mi tendencia a la "patetiscencia". Por romper en mil pedazos llantos que ahogan y por construir en mil universos alegrías que no se agotan, sino que van creciendo más y más.  Felicidades a mí por tener un pedazo de ti, literal e incoherente, por compartir tu voz y tu identidad telefónica. Por aprender tanto y tanto de ti, por ajustar la importancia a las cosas que importan y porque tú importes tanto. 
Felicidades a todas las gracias que te doy, subliminalmente, cuando escribo esto. Felicidades a todos esos momentos que hemos compartido, que no se acaban, ni se terminan, ni sé por donde empiezan. Felicidades por no ser una etapa de mi vida, ni algo que ha marcado pero caduca. Felicidades por tener la oportunidad de conseguir verte el resto de mis días, por tenerte como eje durante las vueltas que da la vida, y que sigas siendo lo que prevalece aunque el resto de las cosas cambien. Felicidades y gracias, juntas, de la mano. Felicidades por ser mi compañera de viaje, el amor que no se acaba, las veces que no terminan, por darme la oportunidad de reencontrarme siempre que quiera con aquello que siempre está ahí. Gracias y felicidades, de la mano, juntas. Gracias por significar. Gracias por ser. Gracias por serme. 
Felicidades a ti, Rocío. A tus 21 años en general, como recorrido extenso, y a tus 21 en particular, con este uno que significa el empiece de otra década que compartirás con tu familia, tus amigos, la gente de tu mundo y conmigo, por supuesto. Felicidades a todo lo anterior y lo posterior, que aún no se ha escrito y será imposible de escribir, sin duda. Porque está claro que la grandeza que implicas no se formula con palabras, ni un gran regalo de un día especial... Más que nada, porque contigo no hay día que no sea especial, ni día que no sea un gran regalo. 


10 comentarios:

  1. Cualquier cosa que escriba se me quedaría pequeña.

    Aclaraciones:
    "lolito" nombre que Rocío daba a los perros de pequeña.
    "Pillapelos" Repuesta divertida e incongruente que Rocío daba de pequeña cuando le preguntaban ¿a quién quieres más?

    ResponderEliminar
  2. los pelos como escarpias, primas!! XD
    que barbaridad!! la baba se me está cayendo y yo no las he parío...así que no puedo imaginar como está la madre, ni la cumpleañera, ni la poeta, al leer esto juntas.
    Viva el amor y las cosas bonitas!!!
    mil besos y por supuesto felicidades a todas:
    a la madre (y al padre, claro, que también puso su granito de arena..jijii) por tener dos joyas semejantes;
    y a mis pekes, por tenerse la una a la otra, que eso no tiene precio, y sobretodo, saben valorarlo...
    pues ya está, que oleeeeee!!! y oleee!!!

    p.d. imagino también la cara de mi tia, dícese de vuestra madre y abuela, leyendo esta obra de arte.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades a tí por regalarnos frases como dormir "culo con culo" con un culo hermano que me traen recuerdos de otras noches y otros tiempos con mi hermana.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá tuviese yo una hermana como alguna de las dos :) besos pequeñas

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por el regalo que nos acabas de hacer, es precioso.

    ResponderEliminar
  6. Que barbaridad...consigues en cada palabra que se dibuje en mi cabeza lo que describes.... Simplemente impresionante...enhorabuena, felicidades y no dejes nunca de escribir... Ahora te parecerá algo sin importancia...algo que mas o nos siempre has hecho y le quitarás importancia....pero yegara un dia que veas que lo que despiertas en la gente al leer tus palabras te lleene tanto...que será el mejor regalo a tu trabajo. Soy hermana de Ana Gregorio compi de tu madre. Un besazo enorme y sobretodo disfruta con ese don que tienes:)

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Es tan difícil expresar con palabras lo que significa esto para mi, que solo puedo decir entre sollozos GRACIAS... Gracias por ser mi hermana, mi todo :) Te quiero!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, bueno...se queda una sin palabras. Desde luego la que brota de inmediato es "felicidades" no sólo para la cumpleañera y para la felicitadora también para esa mami y ese papi que se lo han currao y que sólo podían tener dos hijas igual de maravillosas que ell@s

    ResponderEliminar
  10. Felicidades guapa; por ser capaz de expresar sentimientos universales que los que tenemos hermanos compartimos; por ser capaz de remover nuestra alma; por ser capaz de arrasarnos los ojos de lágrimas... y el corazón...
    FELICIDADES A AMBAS (y a los que os fabricaron)

    ResponderEliminar