viernes, 24 de julio de 2015

La importancia.

Manuela, María, Consuelo, Carmen, Susana, Marta, Lola, Patricia y Raquel.
Pero
la arruguilla superior del labio y
el miedo a morirme durmiendo
y no darme cuenta
el miedo a morirme despierta
y no darme cuenta
la angustia por sobrevivir a una vida
que no quiero (?)
que no elegí (?).

Los días en los que entendí algo
la nostalgia que adopté a los 13
y que se hizo mayor
conmigo
los martes.

El '¿me vas a abrazar toda la vida?'
y el abrazo justo después
que duró toda la vida
y que luego se fue
para siempre

La mentira
el exceso de realidad
la gente que no me gustó
la tara de no haber sabido celebrarme.

las barbies
las muñecas
Manuela, María, Consuelo,
Carmen, Susana, Marta,
Lola, Patricia y Raquel.
el juego del ahorcado
en el que Irene nunca era la solución
pero sí el problema.

El nudo en la garganta
la asfixia
el desenlace fatal
la tendencia a la autodestrucción
(y lo asquerosamente comercial que se volvió eso)
la mediocridad
los distintos matices del melocotón
la brillantez de quien nunca anunciará arroces
y los ojos más bonitos del mundo.

La torre de Babel de quien aprendió a saludar en 7 idiomas
pero no a despedirse en ninguno

El mito.

Los libros que no leí
los cuentos que no escribí
las canciones que nunca escuché.

Todo eso hablaba de mí
todo me llamaba a mí.

A sabiendas de que si Irene era la respuesta
cualquier Irene podría haber respondido
muchísimo mejor que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada