domingo, 5 de marzo de 2017

Lo cierto es habitualmente...

Los niños tienen pene
y las niñas tienen culpa.
Las niñas tienen bilis.
Las niñas tienen pulmones.
Las niñas tienen recuerdos.
Las niñas tienen callos.
Las niñas tienen hambre.
Las niñas tienen miedo de salir a la calle.
Las niñas tienen miedo de volver a casa.
Las niñas tienen, no sabéis cuánto miedo tienen, las niñas.
Las niñas tienen las pestañas cortitas.
Las niñas tienen los labios pálidos.
Las niñas tienen pelos en cualquier sitio.
Las niñas tienen celulitis en cualquier sitio.
Las niñas tienen sangre.
Las niñas tienen razón.
Las niñas tienen inclinaciones artísticas.
Las niñas tienen mentes científicas privilegiadas.
Las niñas tienen que demostrar cada día.
Las niñas tienen, como principal promesa de muerte entre los 15 y los 44 años, la violencia machista.
Las niñas tienen el mayor sufrimiento de acoso, marginación de cualquier tipo, asesinato.
Las niñas tienen el mayor sufrimiento.
Las niñas tienen (y lo que tengan no puede notárseles nada).
Las niñas tienen chucherías.
Las niñas tienen bocadillos XL de chorizo en la mochila.
Las niñas tienen habilidades que flipas.
Las niñas tienen la flexibilidad de una tubería de acero.
Las niñas tienen talento.
Las niñas tienen talante.
Las niñas tienen desparpajo.
Las niñas tienen la suerte de ser madres algún día.
Las niñas tienen la suerte de no ser madres ningún día.
Las niñas tienen manos.
Las niña tienen la capacidad de construir y destruir
acariciar y golpear
darte la vida, quitártela
y mantenerte en ella.
Las niñas tienen ganas de llorar.
Las niñas tienen ganas de repanchingarse.
Las niñas tienen ganas de que las dejes en paz.
Las niñas tienen ganas y todas las de perder.
Las niñas tienen problemas.
Las niñas tienen desórdenes.
Las niñas tienen fajas.
Las niñas tienen fajitas.
Las niñas tienen los ojos preciosos.
Las niñas tienen planes.
Las niñas tienen sueños.
Las niñas tienen que ocupar poquito espacio.
Las niñas tienen que cruzar las piernas.
Las niñas tienen que cruzar los dedos.
Las niñas tienen que ser finas.
Las niñas tienen que ser maravillosas.
Las niñas tienen que ser deseables.
Las niñas tienen que ser deseables.
Las niñas tienen que ser deseables.
Las niñas tienen que oír unas cosas...
Las niñas tienen que no fiarse de los desconocidos.
Las niñas tienen que no fiarse, sobre todo, de los que conocen.
Las niñas tienen caca, culo, pedo, pis.
Las niñas tienen gracia.
Las niñas tienen risa.
Las niñas tienen voz.
Las niñas tienen cosas que decir.
Las niñas tienen que aprender a callarse.
Que no te engañen.
Si naces hombre, eres alguien con suerte;
si eres mujer... son los demás los que la tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada